octubre, 2021

07oct20:00CONCIERTO SINFÓNICO. Beethoven XXI. Ritmo vitalJueves 7 de octubre, 20 horas

ADDA·Simfònica

Detalles

CONCIERTO SINFÓNICO. Beethoven XXI. Ritmo vital

Día: Jueves, 7 de octubre, 20 horas

Precio: 12 euros (dto. 50 %: -16 y +65 años)

Lugar: Auditorio «Joaquín Rodrigo»

 

ADDA·Simfònica

Josep Vicent, director

Júlia Gállego, flauta travesera

Nicola Campogrande

Cinque modi per aprire un concerto *

Joan Albert Amargós

ConcERT Exprés para flauta y orquesta

I. Tempo giusto

II. Intenso e rubato

III. Allegro giusto

Ludwig van Beethoven

Sinfonía núm. 7

I. Poco sostenuto – Vivace

II. Allegretto

III. Presto – Assai meno presto

IV. Allegro con brio

* Estreno, encargo de Diacronías

Cinque modi per aprire un concerto

Componer una pieza para el comienzo de un concierto sinfónico es todo un arte. Difícil. En pocos minutos, a veces incluso en pocos segundos, puedes condicionar la atmósfera de todo el concierto. Y, además, si se acepta con seriedad el encargo de una «obertura», es preciso tener muy claras las ideas. En este caso, gracias al cielo, tuve una intuición. Para mí, clarísima. Mi Cinque modi per aprire un concerto, compuesta en la primavera de 2021, cuando las vacunas han empezado a aportar un poco de opti­mismo a un mundo golpeado por la pande­mia, de hecho, proviene de un pensamien­to preciso: no podemos volver a la vida si no reabrimos las salas de conciertos, que en muchos países lamentablemente llevan mucho tiempo cerradas. Porque cada sala de conciertos, cuando el público se sienta frente a una orquesta, es una ventana espec­tacular al mundo. Y cuando esta ventana se abre, cuando entran el aire y la luz, es decir, cuando entra la música, llega la vida. Pero, después del deseo reprimido, después de los cierres, una sola ventana me parecía dema­siado pequeña.

Entonces se me ocurrió la idea un poco loca de abrir cinco ventanas, una tras otra, para comenzar el concierto. Cinco ventanas en ocho minutos. La primera trae un aire lleno de energía, ritmo (incluso un poco de jazz-rock, tal vez), luz intensa. La segunda es una ventana abierta de par en par al amane­cer, con el sol penetrando poco a poco en la habitación, y quizá estemos cerca del mar porque también se escuchan gaviotas… La tercera es una ventana nocturna misteriosa, algo mágica, y me parece escuchar los pasos de una curiosa criatura que baila. La cuarta trae el so­nido de una vida organizada, regular, casi militar, donde sin embargo hay al­guien que tiene ideas muy personales e

irreverentes. La quinta ventana es la que más me gusta de todas porque hace en­trar un gran baile colectivo en la sala de conciertos, un vals que comienza casi en secreto pero que luego involucra a toda la orquesta; y así me gusta pensar que volveremos a la vida: abrazándonos y es­tando juntos.

ConcERT Exprés para flauta y orquesta, Joan Albert Amargós

El pianista, clarinetista, director, arreglista y compositor barcelonés Joan Albert Amargós se formó en el Conservatori del Liceu y ha mostrado desde el principio de su multipremiada carrera una total apertura hacia las categorías y estilos musicales más diversos. Su música enlaza con naturalidad con el flamenco, el jazz o con distintas manifestaciones de la música popular. Ha trabajado para grandes intérpretes de la música pop y de la clásica, así como para el cine y el teatro.

Equidistante entre el concierto para instrumento solista y orquesta y la música de cámara se sitúa el ConcERT Exprés para flauta y orquesta que vamos a escuchar aquí, obra de la que su autor comenta: «El ConcERT Exprés es una obra dedicada a mi amor eterno. Compuesto a finales de 2017, nació con la ilusionante expectativa de ser interpretado por vez primera por la fantástica flautista Júlia Gállego y por el director Josep Vicent. El concierto es de corta duración (unos quince minutos) y consta de tres partes. El primer movimiento está marcado a Tempo giusto, cuya característica principal es su sentido rítmico y melódico. Sus guiños a la bulería flamenca son constantes y evidentes. El segundo, Intenso e rubato, de carácter lento, consta de un inicio estático que deja paso a una parte expresiva, en la que el objetivo es que el solista se recree en la emotividad. El movimiento se cierra con el motivo inicial, pero con diferencias armónicas sustanciales. El tercero y último movimiento, Allegro giusto, tiene como función poner de relieve el aspecto lúdico de los elementos que lo integran. Las fórmulas melódico-rítmicas son muy reconocibles puesto que su utilización es constante. Siempre son usadas con notables cambios armónicos, sin perder de vista que son un motor que ya no dejará de funcionar hasta el final del concierto».

 

Sinfonía núm. 7 en La mayor, Beethoven

Los comentaristas de la Séptima han dicho que, de todas las sinfonías beethovenianas, esta es la más rítmica. «En ella el ritmo es tratado por sí mismo y por la sola espontaneidad de sus infinitos recursos», dice Jean Chantavoine. De ahí la inspiración dionisiaca que parece animar toda la obra, en contraste con el sentimiento apacible que se desprende de la Sexta («Pastoral») o de la graciosa y delicada Octava, que es su contemporánea. Richard Wagner consideró la Séptima como «apoteosis de la danza», calificativo cuestionado por varios musicólogos.

Fue esbozada por Beethoven en tres años de meditación y trabajo antes de finalizarla en mayo de 1812, cuando dijo sobre ella : «soy el Baco que da a los hombres el divino frenesí del espíritu». El 8 de diciembre de 1813, para celebrar el aplastamiento de los ejércitos de Napoleón y a beneficio de los soldados bávaros y austriacos heridos en la Batalla de Hanau, se estrenó la obra, con Beethoven a la batuta, en la Universidad de Viena. Ese día el fervor del público estuvo con otro estreno, La Victoria de Wellington, expresamente compuesta por Beethoven para esta gala benéfica y patriótica. Cuatro días después, la Séptima volvió a interpretarse en Viena, cosechando un éxito extraordinario que no ha cesado de tener entre el público melómano. Ese día Beethoven tuvo que repetir íntegramente, como bis, el segundo movimiento, el Allegretto. La partitura se publicó en 1816 con una dedicatoria al conde Moritz von Fries.

 

ADDA·Simfònica

Orquesta estable del Auditorio de la Diputación de Alicante, ADDA-Fundación de la Comunidad Valenciana. Su sorprendente trayectoria ha generado enorme repercusión nacional e internacional por la calidad y energía de su personalidad sonora.

ADDA·Simfònica trabaja con directores invitados como el maestro Valery Gergiev, Christian Lindberg, Anu Tali, Álvaro Albiach, Jurjen Hempel, Yaron Traub, Carles Magraner, Juan Carlos Lomónaco, entre otros. Junto a solistas como Maria João Pires, Pacho Flores, Ángeles Blancas, Denis Kozhukhin, José Antonio López, Juan Pérez Floristán, Stefano Bollani, Paco Varoch, Varvara Nepomnyashchaya, Damian Martínez, María Florea, Sandra Ferrández, Alexander Ullman, Iván Martín, Joan Enric Lluna, Ginesa Ortega, Marina Heredia, Juan Manuel Cañizares, Juan Echanove, Joaquín Achúcarro, Adolfo Gutiérrez, Ximo Vicedo, Javier Eguillor, Igor Yebra, etc. Michael Nyman, David Mora y Per Egland han escrito obras para la formación. Asimismo, ha realizado colaboraciones con el Coro de la Comunidad de Madrid, Orfeó Valencià, Spanish Brass, Títeres Etcétera, entre otros.

Además de su actividad sinfónica, la orquesta mantiene una programación con fuerte presencia contemporánea y de recuperación del repertorio histórico, a la vez que desarrolla una importante actividad social y pedagógica. Ha realizado conciertos especiales para el festival Summer of Purpose (Múnich), Premio Azorín del Grupo Planeta, Gala Nacional del Deporte, los conciertos para la apertura de la Volvo Ocean Race y las colaboraciones con la aclamada formación teatral y operística La Fura dels Baus (Carmina Burana y La Creación de Haydn).

Su proyecto discográfico contiene repertorios de Stravinski, Mahler, Beethoven, Prokófiev, Barber, Falla y Shostakóvich, todos ellos alabados por la crítica especializada, consiguiendo el distinguido Melómano de Oro con su trabajo «Music for Emotions». Recientemente ha firmado un contrato internacional de tres álbumes con Warner Classics.

En la temporada 2020-21 ha estado presente, junto a su director titular, Josep Vicent, en el Palacio de Festivales de Santander, Palau de les Arts de Valencia y el Auditori de Castelló. El pasado agosto participó junto al guitarrista Pablo Sáinz-Villegas en el Festival de Pollença. Próximamente realizará una gira por China y actuará en festivales en Italia y Holanda. Colaborará además con artistas de la talla de las hermanas Labèque, Javier Perianes, Ramón Vargas, Joaquín Riquelme o Leticia Moreno.

 

Josep Vicent, director titular

Músico español de trayectoria apasionante y única, ha estado al frente de algunos de los conjuntos sinfónicos más prestigiosos de España y del mundo como la London Symphony Orchestra, Slovenian Philharmonic, Filarmónica de Rotterdam, Orquesta de Cámara de París, Royal Philharmonic, Residentie Orkest Den Haag, Radio de Holanda, Royal Liverpool Philharmonic, Orquesta de Kiev, Gewandhaus Leipzig, Orquesta del Teatro Real, Orchestre du Theatre Royal de La Monnaie, Orchestre de l’Opéra de Rouen Normandie, New World Symphony Miami, orquestas de Durban y Auvergne, sinfónicas nacionales de Bélgica, Chile, Uruguay, Brasil, etc., y casi todas las formaciones sinfónicas españolas, siendo maestro invitado habitual de la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya, Orquesta de València, Orquesta Nacional de España, etc.

Desde la temporada 2015-16 Josep Vicent es director artístico y musical del ADDA y director titular de ADDA·Simfònica. También fue director principal de la Orquestra Simfònica de les Illes Balears y de la Jeunesses Musicales World Orchestra (The World Orchestra) desde 2005 a 2015, con la que realizó quince giras en cuatro continentes.

Pionero en la exploración de nuevos formatos y públicos para la música clásica, dirige producciones operísticas en el Teatro Real de Madrid, el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, la Ópera de Leipzig o el Teatro de la Maestranza de Sevilla, entre otros. Trabaja como director musical con la aclamada formación operístico-teatral La Fura del Baus desde 2014.

Con amplia trayectoria en la música contemporánea, estrenó cientos de obras de nueva creación, fue director artístico del Xenakis Festival, del Festival Nits de la Mediterrània y del internacionalmente aclamado Amsterdam Percussion Group.

Fue asistente del maestro Alberto Zedda y galardonado con el Premio de Interpretación de Juventudes Musicales Internacional, el Premio de las Artes «Ciudad de Valencia» 2013 y el Premio «Óscar Esplá» Ciudad de Alicante. Es embajador internacional designado por Federico Mayor Zaragoza para la Fundación Cultura de Paz.

LEER MÁS

Hora

(Jueves) 20:00

Localización

Auditorio «Joaquín Rodrigo» de Las Rozas

Avda. del Polideportivo, 18. 28231 Las Rozas de Madrid

Go to Top